El mando único es la clave del triunfo